DR RAUL TORRES GARCIA
 
 
(614) 439-8650
 
 
Síguenos en -->
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Servicios de traumatología y ortopedia integral para recuperar tu calidad de vida

Agenda una cita
 
El Dr. Raúl Torres proporciona atención integral a problemas de ortopedia y traumatología en pacientes de todas las edades.

Algunos de los padecimientos más comunes que atiende son:

 
 
 

DOLORES DE ESPALDA

Es común en personas con sobrepeso que adoptan malas posturas, se realizan movimientos violentos o se levantan objetos pesados en forma incorrecta. En estos casos es posible que se haya provocado una hernia de disco que ocasiona el dolor en la espalda.

Se llaman hernias de disco a las lesiones que se producen cuando alguno de los discos (que son como cojinetes entre cada vértebra de la columna) se mueve de su lugar, oprimiendo algún nervio. Con este tipo de lesiones, se puede generar dolor en la espalda baja o, incluso, en alguna pierna. Cuando el nervio que se oprime es el nervio ciático, el dolor producido se denomina ciática.

Existen diversos síntomas que nos alertan de que se ha producido una hernia de disco, como la debilidad, el hormigueo o el adormecimiento de las zonas del nervio afectado. El tratamiento puede ser solo con reposo, medicamentos para el dolor e inflamación y, en algunos casos, acompañados de fisioterapia.

Cuando los síntomas no responden a estos tratamientos y confirmada una hernia de disco, lo recomendable es el tratamiento quirúrgico y la posterior terapia de rehabilitación física. Las actuales técnicas quirúrgicas son de lo más avanzado haciéndolas menos riesgozas. Solicita una cita donde evaluaremos tu caso y te prescribiremos el tratamiento más adecuado para aliviar el dolor de espalda.

EL PIE PLANO

Al pie plano se le define como la ausencia o pobre definición del arco longitudinal del pie, sobre el que se realiza el apoyo al caminar. El arco del pie se va haciendo evidente con el crecimiento y en su definición influyen diversos factores.

El pie plano aparentemente es un problema simple pero, en general, requiere de estudios especializados y soluciones específicas al problema particular de cada paciente, tanto en niños como en adultos.

Lo primero es identificar el tipo de pie plano en cada caso específico para definir su adecuado tratamiento. Si tu hijo no tiene arco del pie o lo tiene muy poco pronunciado, es importante que sea evaluado en forma integral por un especialista, para poder establecer un tratamiento adecuado a su edad y con ello evitarle problemas a futuro, como la dificultad o molestias al caminar.

ARTROSCOPÍAS DE RODILLA

Los actuales avances tecnológicos, nos permiten realizar tratamientos como la cirugía artroscópica para ciertos problemas en las rodillas. Este procedimiento quirúrgico se lleva a cabo con éxito para reparar o extraer los meniscos dañados, para extraer pequeños trozos de cartílago fracturado, para la reparación de los ligamentos, en casos de artritis leve y en algunos otros problemas específicos de la rodilla.

Para realizar este tipo de cirugías, los médicos cirujanos ortopedistas insertamos una cámara diminuta dentro de la articulación mediante de unas pequeñas incisiones; de esta manera podemos observar el interior de la rodilla en un monitor y con un equipo especializado realizamos las reparaciones necesarias, sin dañar otras estructuras de la articulación de la rodilla.

Cabe destacar que la artroscopía de rodilla es un procedimiento simple en el que se administra anestesia local para insensibilizar el área, ya que no se requiere anestesia general, por lo que el paciente permanece despierto.
Esta técnica facilita la inspección y el trabajo al interior de la articulación de la rodilla, con lo que casi no se lesionan los tejidos, dando como resultado un menor dolor post operatorio. La artroscopía puede realizarse de forma ambulatoria, con lo que se reducen los costos de hospitalización.

Si tienes algún problema con tus rodillas y estás buscando una solución, con gusto te atenderé. En caso de ser necesaria una artroscopía, ten en mente que este procedimiento tiene muy pocas complicaciones y ofrece muy buenos resultados.

 
 

LA OSTEOARTRITIS

La osteoartritis es la forma más común de la artritis, y se presenta principalmente en personas de edad avanzada.

También se le conoce como enfermedad degenerativa de las articulaciones, ya que afecta principalmente al cartílago. El cartílago sano permite a los huesos deslizarse sin problemas uno sobre el otro, así como absorber los impactos de los movimientos

Con la osteoartritis, el cartílago se desgasta, lo que provoca un roce entre los huesos, provocando dolor, inflamación y pérdida de movimiento de la articulación. Con el tiempo la articulación puede deformarse. En ocasiones se forman pequeños depósitos de huesos llamados osteofitos, que crecen en los extremos de las articulaciones. También sucede, en ciertos casos, que pequeños fragmentos de hueso o cartílago floten dentro del espacio articular causando más dolor y daño.

El tratamiento de la osteoartritis contempla dos objetivos: disminuir el dolor y malestar y minimizar la incapacidad en que puede producir. Los tratamientos variarán de acuerdo a las necesidades de cada paciente en particular. En algunos casos se combinan medicamentos con la educación del paciente, terapia física y ocupacional que ayudan en gran medida a disminuir el dolor y la discapacidad.

En muchos de los casos donde se involucran las articulaciones que cargan el peso corporal, como las rodillas o tobillos, puede recomendarse una cirugía oportuna para disminuir el dolor y la discapacidad.

LA DISPLASIA DE CADERA EN LOS BEBÉS

Se trata de un trastorno con que nacen principalmente algunas niñas primogénitas, donde la articulación de la cadera se desliza fuera de su sitio. Este tipo de trastorno puede ser causado por diversos factores, como los hereditarios o los ambientales. Generalmente se presenta más en bebés del sexo femenino, a razón de 9 niñas por cada niño que nace con este defecto.

La displasia de cadera puede ser parcial o total, una vez diagnosticada, el oportuno y pronto tratamiento médico es de suma importancia y generalmente este trastorno tiene buen pronóstico con el tratamiento médico indicado.
DR RAUL TORRES GARCIA- Cirujano ortopedista
 
DR RAUL TORRES GARCIA-fracturas y luxaciones